Plan Nacional de Lectura

Historial

Desde su creación, en 2009, el Plan Nacional de Lectura ha llegado a 2.254.721 personas en  11.041 acciones.

En 2014,  más de 390 mil personas participaron en acciones del Plan en 2869 encuentros en todo el país.

Asimismo, ha publicado y distribuido gratuitamente 40.000.000 de ejemplares de cuentos y poemas y más de 15.000.000 de libros en todas las escuelas del país y en espacios no convencionales.

Más de un centenar de autores (escritores, ilustradores, artistas) han colaborado con el Plan Nacional de Lectura y participan del ciclo “Autores en Escuelas”, visitando instituciones educativas para llevar historias, cuentos, lecturas y compartir sus propias experiencias como lectores.

El Plan Nacional de Lectura ha articulado tareas con todos los niveles educativos, modalidades, y diversos programas del Ministerio de Educación. También, a través de la firma de numerosos convenios, lo ha venido haciendo con organizaciones no gubernamentales, universidades, empresas, editoriales, y otros organismos estatales, para llevar adelante concursos, ediciones de libros y campañas de promoción de lectura y difusión.

Entre los recursos que ofrece el Plan Nacional de Lectura destacamos:

Formación Docente: Talleres de lectura, escritura, ilustradores y especialistas; capacitaciones vinculadas a la selección de textos, la promoción de la lectura y el trabajo en torno a las colecciones de aula.

Producción de materiales: Se edita y distribuye material literario y pedagógico para docentes y alumnos de todos los niveles y de todo el país.

Biblioteca Estación de Lectura Ernesto Sabato: que funciona durante todo el año en la Terminal de micros de Retiro, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La Estación de Lectura tiene un acervo de 3000 libros, desarrolla actividades de apoyo escolar, talleres y despliega acciones en las escuelas de la zona.

Programa Abuelas y Abuelos Leecuentos: una línea de acción que replica la experiencia de la Fundación Mempo Giardinelli y se orienta a capacitar adultos mayores voluntarios interesados en lectura y literatura infantil y juvenil para leer en voz alta en escuelas, comedores, y centros recreativos y culturales.

Deja un comentario