BIENVENIDO 2014!

Pedimos un deseo para este año: que las lecturas florezcan como árboles!

  • subidas/14/01/01/qxmxgkl1j-585.jpg

Todo cuento perdurable es como la semilla

 donde está durmiendo el árbol gigantesco.

Ese árbol crecerá en nosotros,

dará su sombra en nuestra memoria. J. C.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       

2014, año cortazariano. Una buena excusa o un buen momento para releer sus cuentos, elegir por donde empezar a leer otra vez o por primera vez Rayuela, descubrir otros textos y conocer un poco más al autor que trascendió las fronteras del país y está entre los grandes escritores latinoamericanos.

A lo largo de todo el año, bucearemos en los textos de Cortázar y trataremos de ir descubriendo otras facetas, que van más allá del Cortázar escritor, aunque siempre e indefectiblemente ligadas a esta. Así conoceremos al Cortázar profesor, al Cortázar “político”, al Cortázar viajero, entre tantos otros posibles Cortázar.

Hoy empezamos con el Cortázar cuentista y descubrimos algunos de los textos que calaron hondo y formaron parte de su “colección de cuentos”, porque creemos como él que “el cuento tiene que nacer como puente, tiene que nacer como pasaje”.

“Un cuentista es un hombre que de pronto, rodeado de la inmensa algarabía del mundo, comprometido en mayor o en menor grado con la realidad histórica que lo contiene, escoge un determinado tema y hace con él un cuento. Este escoger un tema no tan es sencillo. A veces el cuentista escoge, y otras veces siente como si el tema se le impusiera irresistiblemente, lo empujara a escribirlo. En mi caso, la gran mayoría de mis cuentos fueron escritos —cómo decirlo— al margen de mi voluntad, por encima o por debajo de mi consciencia razonante, como si yo no fuera más que un médium por el cual pasaba y se manifestaba una fuerza ajena”, sostenía a fines de los años 60 en La Habana, Cuba, en su conferencia Algunos aspectos del cuento.

Allí también recordaba algunas de sus lecturas emblemáticas: “Muchas veces me he preguntado cuál es la virtud de ciertos cuentos inolvidables. En el momento los leímos junto con muchos otros, que incluso podían ser de los mismos autores. Y he aquí que los años han pasado, y hemos vivido y olvidado tanto. Pero esos pequeños, insignificantes cuentos, esos granos de arena en el inmenso mar de la literatura, siguen ahí, latiendo en nosotros. ¿No es verdad que cada uno tiene su colección de cuentos? Yo tengo la mía, y podría dar algunos nombres. Tengo William Wilson de Edgar A. Poe; tengo Bola de sebo de Guy de Maupassant. Los pequeños planetas giran y giran: ahí está Un recuerdo de Navidad de Truman Capote; Tlön, Uqbar, Orbis Tertius de Jorge Luis Borges; Un sueño realizado de Juan Carlos Onetti; La muerte de Iván Ilich, de Tolstoi; Cincuenta de los grandes, de Hemingway; Los soñadores, de Izak Dinesen, y así podría seguir y seguir...”

Y para empezar el año leyéndolo, les regalamos Instrucciones para subir una escalera, que forma parte de Manual de Instrucciones, en el libro Historias de Cronopios y de Famas, publicado por primera vez en 1962:

Nadie habrá dejado de observar que con frecuencia el suelo se pliega de manera tal que una parte sube en ángulo recto con el plano del suelo, y luego la parte siguiente se coloca paralela a este plano, para dar paso a una nueva perpendicular, conducta que se repite en espiral o en línea quebrada hasta alturas sumamente variables. Agachándose y poniendo la mano izquierda en una de las partes verticales, y la derecha en la horizontal correspondiente, se está en posesión momentánea de un peldaño o escalón. Cada uno de estos peldaños, formados como se ve por dos elementos, se sitúa un tanto más arriba y adelante que el anterior, principio que da sentido a la escalera, ya que cualquiera otra combinación producirá formas quizá más bellas o pintorescas, pero incapaces de trasladar de una planta baja a un primer piso.

Las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan particularmente incómodas. La actitud natural consiste en mantenerse de pie, los brazos colgando sin esfuerzo, la cabeza erguida aunque no tanto que los ojos dejen de ver los peldaños inmediatamente superiores al que se pisa, y respirando lenta y regularmente. Para subir una escalera se comienza por levantar esa parte del cuerpo situada a la derecha abajo, envuelta casi siempre en cuero o gamuza, y que salvo excepciones cabe exactamente en el escalón. Puesta en el primer peldaño dicha parte, que para abreviar llamaremos pie, se recoge la parte equivalente de la izquierda (también llamada pie, pero que no ha de confundirse con el pie antes citado), y llevándola a la altura del pie, se le hace seguir hasta colocarla en el segundo peldaño, con lo cual en éste descansará el pie, y en el primero descansará el pie. (Los primeros peldaños son siempre los más difíciles, hasta adquirir la coordinación necesaria. La coincidencia de nombre entre el pie y el pie hace difícil la explicación. Cuídese especialmente de no levantar al mismo tiempo el pie y el pie).

Llegado en esta forma al segundo peldaño, basta repetir alternadamente los movimientos hasta encontrarse con el final de la escalera. Se sale de ella fácilmente, con un ligero golpe de talón que la fija en su sitio, del que no se moverá hasta el momento del descenso.